Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

* Cómo se canaliza la energía liberada en las reacciones exoergónicas

Lo hace en dos formas básicas:

  • En forma de calor, parte del cual se disipa a través de los pulmones por la respiración, de la piel por irradiación y por la eliminación de fluidos y materias de deshecho “calientes” (heces, orina y sudor). Otra parte del calor se conserva para mantener la temperatura corporal en torno a 36ºC.
  • En forma de energía química o adenosín trifosfato (ATP). Esta molécula (moneda energética del organismo) alberga en sus enlaces una elevada G, de modo que su escisión en ADP y Pi resulta altamente exoergónica liberando energía utilizada para:

Posibilitar reacciones de síntesis y de degradación no oxidativa. La descomposición del ATP se acopla a reacciones que en principio presentan incrementos positivos de G, de tal forma que éstos pasan a ser negativos. Así, el ATP habilita reacciones no espontáneas. (Véase la figura 17).

Producir trabajo mecánico, como el necesario para la contracción muscular.

Mantener las diferencias de concentración entre las membranas, como las basadas en el funcionamiento de la bomba sodio-potasio, que posibilitan la transmisión de los impulsos nerviosos, la contracción muscular y el transporte activo de sustancias a través de las membranas celulares, entre otros procesos esenciales.

F.1.17. Acople ATP reacciones

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 Trackback

Deja un comentario