Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

 4.3.3. Función reguladora de las vitaminas
  • Actividad como cofactores. Los enzimas carecerían de actividad catalítica de no asociarse a otros compuestos no proteicos denominados cofactores. Algunos de estos cofactores son moléculas orgánicas, conocidas como coenzimas, que el cuerpo no puede fabricar y debe incorporar en calidad de nutrientes denominados vitaminas.  La carencia o déficit de una vitamina compromete el desarrollo de reacciones metabólicas concretas con independencia de la presencia de sus enzimas catalizadores dando lugar a enfermedades conocidas como síndromes carenciales.
  • Algo a tener en cuenta:

La vitamina C (ácido ascórbico) actúa como coenzima en reacciones de síntesis de colágeno (sustancia que da cohesión a los tejidos blandos). El déficit de vitamina C compromete la formación de colágeno originando escorbuto: enfermedad carencial  que cursa con hemorragias debidas al desmoronamiento de las encías, fallos de cicatrización y alteraciones en la integridad de los parénquimas viscerales y de otros tejidos blandos.

* Nota: En el Capítulo 7  se describen las funciones reguladoras de cada una de las vitaminas.

4.3.4. Función reguladora de los minerales
  • Actividad como cofactores. Muchos enzimas deben su acción catalítica a la unión con cofactores inorgánicos metálicos, o lo que es lo mismo, a minerales como el hierro, el cobre, el calcio, el magnesio, el cinc y el cromo entre otros.
  • Algo a tener en cuenta:

Entre otros muchos ejemplos que demuestran la implicación de los minerales en el metabolismo, pueden citarse: el magnesio (Mg), que actúa de cofactor en un buen número de reacciones como las de síntesis de ATP,  el cinc (Zn), que lo hace en reacciones de síntesis proteica,  el cromo (Cr), que participa en la síntesis del factor de tolerancia a la glucosa (GTF) y  el calcio (Ca), implicado en las  reacciones que integran el proceso de coagulación sanguínea.

  • Fenómenos bioeléctricos tales como la transmisión del impulso nervioso, la contracción muscular y el transporte activo de sustancias a través de las membranas celulares, son viables gracias a la presencia en el medio interno de minerales portadores de carga neta (iones). Entre ellos destacan el calcio, el magnesio, el sodio y el potasio (de carga positiva) y el cloro (de carga negativa).
  • Algo a tener en cuenta:

El sodio, el cloro y el potasio son los principales responsables de mantener el equilibrio hidroelectrolítico entre el medio extra e intracelular. Éste consiste en el mantenimiento, a costa de energía (ATP), de una pequeña diferencia de potencial eléctrico entre el medio extracelular, más rico en sodio y con carga ligeramente positiva, respecto al medio intracelular, más rico en potasio y con carga ligeramente negativa.  Esta diferencia de cargas permite el flujo de nutrientes y de productos de deshecho a  través de las membranas, así como la transmisión del impulso nervioso y la contracción muscular, procesos en los que participan decisivamente otros minerales como el calcio y el magnesio.

* Nota. En el capítulo 6, se aborda la definición y la descripción funcional de los cofactores, así como el papel fundamental de los diferentes minerales como base de los fenómenos bioeléctricos.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 comentario

2 Trackbacks

Deja un comentario