Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

 5.1.  Equilibrio ácido-básico

 

Como ya se ha indicado, el organismo está constituido básicamente por un medio acuoso donde aparecen disueltas multitud de sustancias (proteínas, vitaminas, electrolitos, monosacáridos, ácidos grasos, etc.) que, combinados, se transforman por medio de reacciones de oxidación, síntesis y degradación. Esto implica un intenso flujo de materia y energía, una materia constituida por “esqueletos” de carbono e hidrógeno a los que se unen el oxígeno y el nitrógeno. Es precisamente el constante intercambio de iones de  hidrógeno (H+) y de oxígeno lo que determina las reacciones ácido-base y de óxido-reducción en las que se basan los procesos de combustión y síntesis, de tal modo que en el organismo una sustancia se oxida cuando cede electrones (y generalmente protones) y se reduce cuando los capta. Así, se entenderá el hecho de que la actividad metabólica supone la constante captación y liberación al medio interno de numerosos  protones de hidrógeno (H+).

  • Algo a tener en cuenta:

La principal fuente de energía para el organismo deriva de la acumulaciónde poder reductor, es decir, de sustancias capaces de “almacenar” los H+ “arrancados” de la materia (nutrientes), que se combinan finalmente con el oxígeno (O2) para dar lugar a agua (H2O),  lo que constituye una reacción muy energética (muy exoergónica) que permite la síntesis de ATP. Por otra parte, los procesos de síntesis de lípidos y de otras sustancias también requieren de poder reductor y, en consecuencia, la  inyección de  H+ por parte de nucleótidos reducidos como el NADPH+H+.

Así, el devenir metabólico implica cambios en la concentración de H+,  siendo precisamente ésta la que determina la acidez, expresada en términos de pH.  El organismo debe mantener estable el pH del plasma, del líquido extracelular y del citoplasma en un valor cercano a 7,4 ya que pequeñas variaciones harían inviable la acción de los enzimas e imposibilitarían el desarrollo de los procesos bioquímicos y, por tanto, de la Vida.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 Trackback

Deja un comentario