Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

 5.1.2. Sistemas de retención y eliminación de H+

 

  • La respiración (tampón bicarbonato). La intensidad de la eliminación  respiratoria del CO2 (uno de los principales residuos del metabolismo energético) juega un papel crucial en el control del pH extracelular. En su transporte hacia el pulmón el CO2 aparece disuelto en el plasma como bicarbonato (H2CO3) que al disociarse libera H+ contribuyendo a acidificar el medio. De esto se deduce que cuanto mayor es la intensidad en la eliminación del CO2,  menor es la cantidad de bicarbonato disuelto en el plasma con la consiguiente disminución de [H+] (incremento del pH)  y viceversa. Esto implica que una mayor tendencia a la acidez supone una mayor eliminación de bicarbonato.

F.1.19. Tampón Bicarbonato

  • Algo a tener en cuenta:

La hemoglobina, proteína transportadora de oxígeno contenida en los glóbulos rojos, juega un papel clave en el control del pH al modular la intensidad de la captación y del transporte de oxígeno plasmático, intensidad que es directamente proporcional al ritmo de eliminación del CO2.  Por otro lado, la molécula de hemoglobina actúa directamente como un amortiguador del pH al ser capaz de captar o ceder H+ en función de las variaciones de la acidez del plasma.

  • La función renal. El riñón participa en la regulación del equilibrio ácido básico por dos mecanismos principales. Por una parte, es capaz de regular la cantidad de bicarbonato urinario, ya que puede excretar los excesos de este ion o reabsorber el bicarbonato filtrado. Por otra parte, el riñón es capaz de excretar hidrogeniones en la forma de H3PO4 o de NH4+. Durante este proceso se genera nuevo bicarbonato, lo que hace posible el reemplazo de aquel que se consumió al tamponar los ácidos fijos (como curre cuando se acumulan en el medio extracelular sustancias ácidas como, por ejemplo, cetoácidos procedentes del catabolismo proteico). Disminuciones del pH (academia) tiende a aumentar la excreción urinaria de hidrogeniones y la retención de bicarbonato, mientras que los aumentos de pH (alcalemia) tiene los efectos contrarios. Los mecanismos renales de control del pH  alcanzan su máxima eficacia entre las 12 y las 72 horas, por lo que participan en la mantención del equilibrio ácido-básico a largo plazo.

F.1.20. Tampón renal fosfato

  • Tampón esquelético. El esqueleto constituye un vasto reservorio de bicarbonatos y también de fosfatos, al estar formado en más de un 45% por sales de fosfato y carbonato cálcico y magnésico. Parte de esta reserva puede movilizarse hacia el medio extracelular para compensar disminuciones de la concentración plasmática de bicarbonato debidas a la acumulación de ácidos fijos, no eliminables por la respiración, como cetoácidos procedentes de la degradación de las proteínas, especialmente metabolitos de aminoácidos azufrados y aniónicos entre otros, que deben ser neutralizados. Se trata de un mecanismo tamponador a largo plazo que se activa durante periodos prolongados de hipercatabolismo proteico, o bien como respuesta en casos de insuficiencia renal en los que el riñón no es capaz de retener y producir suficientes cantidades de bicarbonato.
  • Algo a tener en cuenta:

El seguimiento a largo plazo de dietas ricas en proteínas puede exacerbar de forma insidiosa el tampón esquelético como mecanismo corrector de de la acidemia, secundaria al incremento del catabolismo proteico. Esto implicaría la descomposición paulatina de sales cálcicas y magnésicas para la inyección al medio extracelular de bicarbonato, con la consiguiente liberación de iones calcio y magnesio, que serán eliminados por la orina. De mantenerse a medio y largo plazo, esta tendencia podría repercutir de forma negativa en el mantenimiento de la densidad ósea constituyendo un factor de riesgo de oteoporosis.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 comentario

2 Trackbacks

Deja un comentario