Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

5.2. Mantenimiento de la temperatura corporal

 

Como consecuencia del metabolismo energético, se produce una gran cantidad de calor residual que el organismo debe eliminar con el fin de evitar un recalentamiento incompatible con la vida. Para ello utiliza vías de escape como la  epidermis, el aire exhalado y la orina. No obstante, parte del calor debe conservarse para mantener una temperatura fisiológica constante en torno a 36ºC, máxime teniendo en cuenta que la temperatura ambiental suele ser sensiblemente inferior. Variaciones de entre el 9 y el 10 % por encima o por debajo de dicho límite destruirían a la mayor parte de las proteínas corporales haciendo inviables los procesos metabólicos, tal circunstancia justifica la presencia de eficaces sistemas termorreguladores.

En el cerebro existe un área (centro preóptico hipotalámico) sensible a pequeñas variaciones de la temperatura sanguínea. Cuando este sensor detecta una ligera disminución envía estímulos encaminados a aumentar la producción de calor y a mejorar su conservación, lo que se manifiesta con:

  • Vasoconstricción periférica de la piel.
  • Estimulación simpática del metabolismo con un incremento en la producción de adrenalina y noradrenalina (neurotransmisores que fomentan la intensidad de los procesos oxidativos productores de calor).
  • Piloerección (reflejo por el que el vello se eriza para disminuir la pérdida de calor corporal a través de la epidermis).
  • Estimulación de la producción de hormona tiroidea, que favorece una mayor intensidad de los procesos metabólicos oxidativos productores de calor.
  • Contracciones involuntarias de la musculatura esquelética (tiritona)

Por el contrario, cuando el centro preóptico detecta un ligero incremento de la temperatura sanguínea estimula procesos que aumentan las pérdidas de calor:

  • Mayor intensidad de la sudoración.
  • Mayor ritmo respiratorio que implica una mayor eliminación de calor.
  • Aumento de la diuresis, dado que con la orina es un vehículo de salida para el calor corporal.
  • Vasodilatación periférica para aumentar las pérdidas de calor a través de la epidermis.

Gracias a estos mecanismos, el organismo es capaz de mantener estable la temperatura corporal con independencia de variables externas, como cambios de la temperatura ambiental, e internas, como la diferente producción de calor en función de la actividad física, de la dieta o del advenimiento de procesos febriles.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 comentario

2 Trackbacks

Deja un comentario