Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

* Primera fase intestinal de la digestión

Una vez concluida la fase gástrica, el quimo ácido pasa al intestino delgado tras la apertura del esfínter pilórico, en su trayecto por la luz del intestino delgado el vaciado gástrico entra en contacto con las siguientes secreciones de origen hepático, pancreático e intestinal:

     Secreciones hepáticas

  • Ácidos y sales biliares, presentes en la bilis, cuyo cometido es el de fraccionar (emulsionar) los agregados de grasa alimentaria diferenciados en el quimo ácido, facilitando así la acción hidrolítica de las lipasas pancreáticas. Asimismo, forman micelas alrededor de las grasas ya digeridas a fin de transportarlas hasta la pared intestinal donde son asimiladas. La bilis es producida por el hígado pero antes de llegar al intestino es almacenada y concentrada en la vesícula biliar desde donde es propulsada hacia la luz duodenal que alcanza tras recorrer el conducto colédoco y rebasar la ampolla de Váter regulada por el esfínter de Oddi.
  • Colesterol y vitaminas liposolubles,  transferidos a la bilis desde el hígado como materiales liposolubles sobrantes, son transportados en estado de emulsión a la luz intestinal para ser en parte reasimilados y en parte eliminados con las heces. Del mismo modo, el hígado utiliza la bilis como vía de eliminación de ciertos metabolitos insolubles potencialmente tóxicos como, por ejemplo, algunos restos medicamentosos.

Secreciones pancreáticas

Paralelamente, el páncreas produce un cóctel de enzimas y bicarbonato, conocido como jugo pancreático. Éste es vertido al duodeno tras recorrer el conducto de Wirsung y atravesar la ampolla de Váter (lugar en el que confluyen el colédoco y el Wirsung). El jugo pancreático contiene las siguientes sustancias que participan en la digestión:

  • Amilasas. Son enzimas que hidrolizan masivamente las cadenas de almidón hasta convertirlas en oligosacáridos, principalmente disacáridos como la maltosa, la sacarosa y  la lactosa.
  • Bicarbonato. Es uno de los componentes fundamentales del jugo pancreático, neutraliza la acidez del quimo hasta un pH ligeramente básico, creando el ambiente propicio para la acción enzimática en la luz intestinal.
  • Tripsinas, carboxipeptidasas, quimotripsinas y elastasas. Son enzimas de tipo proteásico especializadas en la hidrólisis selectiva de los diferentes tipos de proteínas llegadas desde el estómago en estado semifraccionado tras la acción de las pepsinas.  Tales proteasas escinden las cadenas polipeptídicas hasta convertirlas en pequeños péptidos (retales de 3 a 2 aminoácidos cada uno). El ataque  de los enzimas pancreáticos sobre estructuras proteicas es tan intenso que deben ser segregados de forma inactiva para no dañar al propio páncreas. Una vez en el duodeno, los enzimas sufren una activación en cadena que les habilita para la hidrólisis proteica sin perjuicio de las paredes duodenales, protegidas por una gruesa capa de moco.
  • Lipasas. Son las enzimas encargadas de descomponer las grasas (triglicéridos) que se presentan en forma de agregados insolubles en el quimo gástrico. Las lipasas rompen los triglicéridos dando lugar a derivados asimilables: monoglicéridos, ácidos grasos libres, glicerol y cierta cantidad de diglicéridos. El trabajo de las lipasas está facilitado por la acción de las sales biliares las cuales, tal y como se ha comentado anteriormente, emulsionan los cúmulos grasos hasta convertirlos en pequeñas partículas aumentando así notablemente su superficie expuesta a la acción lipásica.

Secreciones intestinales. 

Las paredes del intestino delgado cuentan con glándulas que segregan           importantes sustancias de cara al proceso de la digestión.

  • Moco. Protege a las paredes intestinales de la acción enzimática.
  • Bicarbonato. Se une al llegado desde el páncreas para neutralizar la acidez del quimo procedente del estómago, rico en ácido clohídrico, asimismo su inyección desde el interior de los enterocitos hacia la luz intestinal es esencial para mantener los flujos de entrada de iones como el cloro.
  •  Disacaridasas. Enzimas especializadas en la hidrólisis de los disacáridos, derivados de la acción amilásica e incorporados directamente como sacarosa o lactosa, dando lugar a monosacáridos asimilables. Los principales son las lactasas que escinden la lactosa en glucosa y galactosa, las maltasas que escinden la maltosa en dos moléculas de glucosa y las sacarasas que escinden la sacarosa en fructosa y glucosa.
  • Enteroquinasas. Son enzimas que participan en la activación de la tripsina pancreática.
  • Aminopeptidasas. Enzimas especializadas en hidrolizar el último enlace de las proteínas por su extremo aminado.
  • Oligopeptidasas. Enzimas especializados en hidrolizar oligopéptidos de 2 ó 3 aminoácidos, resultantes de la acción de las proteasas pancreáticas, en aminoácidos libres y en péptidos asimilables.

La primera fase intestinal de la digestión supone la transformación del quimo ácido en una masa ligeramente alcalina denominada quilo. Mientras el quimo progresa a lo largo del intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon) ayudado por las ondas peristálticas, acaecen en su seno los procesos de hidrólisis que permiten la asimilación de la mayoría de los nutrientes.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 Trackback

Deja un comentario