Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

6.1.2. Regulación de los procesos digestivos

Corre a cargo, entre otras, de las siguientes hormonas:

  • Somatostatina. Neurotransmisor-hormona producida por el sistema nervioso y por el páncreas que inhibe la producción gástrica de ácido clorhídrico y de pepsina, así como la secreción de todas las hormonas gastrointestinales.
  • Motilina. Hormona segregada en el intestino delgado que estimula el peristaltismo intestinal, la producción de pepsina y el vaciado gástrico.
  • Péptido vasoactivo intestinal. Segregado en el intestino, estimula intensamente la secreción pancreática y moderadamente la producción de bilis, así como la secreción enzimática intestinal.
  • Colecistoquinina o pancreocimina. Hormona segregada en el duodeno y en el yeyuno que estimula poderosamente la secreción de jugos pancreáticos y moderadamente la síntesis hepática de bilis. Produce, asimismo, la contracción de la vesícula biliar, lo que facilita la llegada puntual de cantidades notables de bilis al intestino.
  • Secretina. Hormona segregada en el duodeno que estimula la producción pancreática de bicarbonato como respuesta neutralizadora a la llegada del quimo ácido desde el estómago.
  • Gastrina. Hormona segregada en el estómago y en el duodeno que estimula intensamente la secreción de jugos gástricos, especialmente de ácido clohídrico y, en menor medida, la de bilis.
  • Péptido inhibidor intestinal. Hormona segregada por la mucosa del yeyuno y del íleon que actúa, en parte, como un antagonista de la colecistoquinina, inhibiendo la secreción gástrica y pancreática así como el vaciamiento gástrico.
  • Algo a tener en cuenta:

La secreción de las hormonas reguladoras de la digestión está determinada por la conjugación  de los siguientes factores:

* Estímulos neurológicos y bioquímicos relacionados con el control del hambre y la saciedad. * Presencia variable de alimentos en el tracto digestivo con la consiguiente estimulación neuroendocrina. * Impulsos nerviosos sensoriales (gusto, olfato, vista…) algunos de ellos asociados a reflejos condicionados.

Dos ejemplos: (1). La mayor producción de saliva y de otros jugos digestivos como respuesta condicionada por la visión o a la mera evocación de alimentos apetecibles. (2). La mayor secreción de hormona colecistoquinina tras una elevada ingesta de grasas que propicia la necesaria afluencia de bilis al duodeno.

 VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 comentario

2 Trackbacks

Deja un comentario