Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

6.2.1. Proceso de asimilación del sodio y del cloro.

La asimilación del sodio (Na+) y de otros iones como el cloro (Cl) se enfrenta a dos dificultades: por un lado, al hecho de que la membrana enterocítica luminal no les es suficientemente permeable debido a los numerosos enlaces de hidrógeno que ambos iones establecen con el agua y, por otro lado, a la mayor carga de solutos del medio interno respecto a la luz intestinal, que les enfrenta a un gradiente de concentración negativo.

Esta resistencia es vencida gracias a sistemas de transporte activo mediados por proteínas transportadoras específicas que, a costa de energía, arrastran cationes de sodio (Na+) a través de la  membrana luminal hacia el interior del enterocito.

Para que esto sea viable, las proteínas transportadoras deben ligarse a otras moléculas como glucosa o aminoácidos, que son asimiladas junto al sodio.   Desde el citopasma de los enterocitos el sodio migra a las membranas basolaterales para ser catapultado al medio extracelular mediante un mecanismo de transporte activo que requiere ATP y que depende, por tanto, de una proteína específica (ATPasa). Este sistema se conoce como bomba de sodio-potasio.  A medida que avanza el transporte se crea un “vacío de sodio” en el citoplasma del enterocito, cuya concentración comienza a ser netamente inferior a la del medio luminal, lo cual mejora notablemente el rendimiento de los co-trasnportadores de sodio y nutrientes hidrosolubles, facilitando su asimilación incluso cuando su concentración en la luz intestinal es baja.

El ión cloruro (Cl) se asimila paralelamente al sodio pero mediante un mecanismo diferente habilitado por proteínas específicas de membrana que garantizan su intercambio con el ión bicarbonato (HCO3), el cual se secreta intensamente desde el enterocito (principalmente a nivel del duodeno) hacia la luz intestinal con el fin de neutralizar el pH luminal. Como compensación al desequilibrio de cargas que supone la excreción de bicarbonato, el Cl difunde en sentido contrario penetrando en el  enterocito.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 Trackback

Deja un comentario