Módulo 1.1. Introducción a las bases de la Nutrición

6.2.2. Asimilación de otros minerales

En disolución, los minerales se presentan como iones con carga positiva (casos del sodio, del potasio, del calcio, del magnesio o del hierro) o negativa (como el cloro, el yodo o el flúor). En general, los iones son asimilados como solutos por mecanismos de transporte activo (bombas de sodio-potasio) habilitados por proteínas específicas de membrana.

En general, el  mecanismo de asimilación de los minerales es complejo y, como en el caso del hierro, no está totalmente dilucidado; depende entre otros factores del estado de ionización del elemento. Así, por ejemplo, el hierro se asimila mejor en forma reducida (Fe2+) que en forma oxidada (Fe3+).  Es característico también el hecho de que cationes como el Fe2+, el Mg2+ y el Ca2+ compiten entre sí por su asimilación disminuyendo su ritmo de penetración si coinciden en cantidades considerables sobre la membrana luminal, lo que probablemente es debido a que usan mecanismos comunes de transporte. Asimismo, algunas sustancias ácidas como el ácido fítico (relativamente abundante en los cereales integrales) pueden unirse a cationes como el hierro, quelándolos e inhabilitando su unión a la proteína transportadora. En cambio, la presencia de otras sustancias como los disacáridos, la vitamina C y ciertas proteínas mejoran el rendimiento de la absorción de los cationes. En el caso del calcio el proceso de asimilación es mediado, asimismo, por  otras moléculas como la  vitamina D.

La mayor parte de los minerales son asimilados en el duodeno y en el yeyuno. A medida que los iones penetran en el enterocito viajan hacia las membranas basolaterales para ser transportados al medio interno extracelular por proteínas transportadoras específicas.  Al igual que ocurre con el resto de los nutrientes, el rápido drenaje de los minerales asimilados por el flujo sanguíneo crea un gradiente de concentración negativo entre el interior del enterocito y la luz intestinal, lo que favorece el proceso de asimilación.

En el caso del cloro, su paso al espacio extracelular y al flujo plasmático se ve favorecida por la baja concentración intraenterocítica de Na+, lo cual hace aumentar la electronegatividad del citoplasma, que debe nivelarse propulsando iones Cl al medio interno (un campo eléctrico negativo repele a los iones cargados negativamente).

  • Algo a tener en cuenta:

Papel de la vitamina D juega un importante papel propiciando la asimilación de calcio dado que actúa sobre los enterocitos como una hormona, estimulando la expresión de proteínas fijadoras y transportadoras de calcio.  Las proteínas fijadoras (calbindinas)  se unen al calcio en el citoplasma y lo transportan a las membranas basolaterales, donde es atrapado por la corriente de transporte activo sostenida por ATPasas específicas de calcio, que permite su  salida  al medio interno extracelular. La acción combinada de estas proteínas (cuya síntesis es favorecida por la acción de la vitamina D) impide la acumulación de calcio en el interior del entericito habilitando así su proceso de asimilación.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

1 Trackback

Deja un comentario