Módulo 3.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de los hidratos de carbono.

5. Déficit y exceso de H de C glicémicos en la dieta: consecuencias para la salud

 

Es evidente que la cantidad y el tipo de los H de C afectan directamente al equilibrio nutricional y, por lo tanto, a la salud. A continuación se trata de cómo y por qué determinadas tendencias de consumo de H de C glicémicos pueden influir en la aparición y en la prevención de algunas patologías a corto, medio y largo plazo.

5.1. El déficit de H de C glicémicos y sus consecuencias

Puede deberse al ayuno o al seguimiento de dietas desequilibradas. En ambos casos el organismo no recibe suficiente glucosa, con lo que se ve obligado a  activar procesos gluconeogénicos para cubrir sus necesidades energéticas mínimas a corto y medio plazo, dando prioridad a las demandas de los tejidos glucosa-dependientes como el cerebro. Para ello utiliza sus reservas de glucógeno muscular y hepático, y posteriormente la grasa del tejido adiposo y las proteínas musculares.

5.1.1. La falta de glucosa en el ayuno temporal y en el ayuno prolongado.

En un adulto sano y bien alimentado los ayunos puntuales de 5 a 10 horas de duración son bien cubiertos por las reservas de glucógeno muscular y hepático. Sin embargo, cuando la carencia de alimentos glucídicos se prolonga indefinidamente, una vez agotadas las reservas de glucógeno, el organismo generaliza la movilización de grasas y proteínas a partir del tejido adiposo y muscular, lo que a medio y largo plazo acaba produciendo pérdida de peso a costa de la estructura corporal.  En casos extremos de ayuno, la devastación continúa hasta afectar a tejidos internos de sostén, como la grasa de cobertura visceral y al propio parénquima de órganos como el hígado,  lo que aboca a un grave e irreversible deterioro de la salud.  Por suerte, en nuestro entorno no suelen darse situaciones de carencia alimentaria que se prolonguen hasta tales límites, exceptuando cuadros extremos de anorexia y huelgas de hambre severas.

  • Algo a tener en cuenta. Pérdidas de peso severas inducidas en casos de obesidad mórbida.

Se inducen con el objetivo de producir una drástica reducción ponderal en pacientes cuyo grado de obesidad supone un riesgo más o menos inminente para su salud.  Para ello el paciente debe minimizar significativamente sus ingresos calóricos, lo que se consigue mediante técnicas como la cirugía bariátrica, que reducen el volumen del estómago y, por lo tanto, la capacidad de ingesta.  Así se logra instaurar y mantener un marcado balance energético negativo que propicia la rápida pérdida de masa corporal. Obviamente este proceso conlleva riesgos que deben ser controlados médicamente.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46