Módulo 3.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de los hidratos de carbono.

* Dietas fraccionadas en tres ingestas

 

Una vez que el paciente supera la fase de cetosis, tanto la administración de insulina como la dieta se modifican hasta convertirse en las pautas parecidas a las que se seguirán tras el alta hospitalaria. En los últimos tiempos la tendencia es, una vez calibrados los requerimientos insulínicos individuales, a programar alrededor de la mitad de los mismos en forma de insulinas o análogos lentos (como glargina o detemir) administrados en una o dos dosis diarias,  y la mitad restante como dosis móviles de humulina rápida (actrapid) o análogos (como aspart, lispro o glulisina), que se administran antes de cada una de las comidas del día.

Así, las dietas pueden fraccionarse en desayuno, comida y cena, si se prevén tres dosis de insulina rápida, o bien pueden incluir una merienda o cualquier otra comida intermedia siempre que vaya precedida de la correspondiente insulina rápida. De este modo se pretende imitar el patrón fisiológico del páncreas sano,  garantizando el mantenimiento de una insulinemia basal entre las comidas y, al mismo tiempo, el control del aumento postpandrial de la glicemia mediante la administración ajustada de dosis puntuales de insulina rápida. Esto permite mayor flexibilidad de horarios pues no es necesaria la administración de insulina rápida si no se realiza alguna de las comidas.

* En el hospital el anterior tipo de pauta insulínica y alimentaria resulta eficaz en pacientes diabéticos, tanto como plan inicial tras el debut, como para el control glicémico de diabéticos tipo 1 y 2  que ingresan por cualquier otra causa. Los procesos inflamatorios, las infecciones, el estrés posquirúrgico, los traumatismos y el empleo de fármacos como los corticoides son factores desestabilizadores de la diabetes, pudiendo conducir a cuadros de hiperglicemia severos e, incluso, de cetosis y de cetoacidosis.  Por este motivo, es frecuente que pacientes no insulinodependientes que se controlaban con hipoglucemiantes orales antes del ingreso requieran insulinización durante su estancia hospitalaria siendo candidatos a pautas que combinan insulina basal y rápida. Como ya se ha comentado, estas pautas  permiten flexibilizar el horario de las comidas y adaptarlas a los necesarios periodos de ayuno previos a eventuales pruebas diagnósticas  o actos quirúrgicos.

tabla-3-16-dieta-1800-kcal-para-3-dosis-de-analogo-insulina-rapida-y-1-dosis-de-insulina-basal

figura-3-38-perfiles-glicemicos-e-insulinemicos-dieta-3-dosis-analogo-insulina-rapida-mas-1-dosis-de-analogo-insulina-basal

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46