Módulo 4.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de los lípidos.

12. Enfermedades relacionadas con las grasas. La pancreatitis

12.1. Descripción,  principales causas y consecuencias

 

La pancreatitis es la inflamación del páncreas,  órgano cuya estructura semeja una esponja surcada por incontables canales intercomunicados (canalículos) y por una tupida red de capilares sanguíneos. Se trata de un conjunto glandular con dos funciones esenciales: una de tipo endocrino, basada en la liberación a la sangre de importantes hormonas como la insulina y el glucagón y otra, de tipo exocrino, que consiste en la secreción de jugo pancreático compuesto por bicarbonato y por los enzimas hidrolíticos necesarios para la digestión de los alimentos. Ambas facetas pueden verse afectadas por una inflamación insidiosa y prolongada en el tiempo (pancreatitis crónica) o bien súbita y de evolución incierta (pancreatitis aguda).

La pancreatitis puede ser ocasionada por el exceso de alcohol o por situaciones de  hipertrigliceridemia acusada que alteran la circulación sanguínea intrapancreática. Otro origen frecuente es la obstrucción total o parcial del esfínter de Oddi y de la papila de Váter, eventualmente ocasionada por un cálculo biliar desplazado a través del colédoco que impide la salida al duodeno de los flujos biliar y pancreático de tal forma que ambos remontan el conducto de Wirsung anegando el páncreas (véase la figura 4.56). Aunque menos frecuentes, cabe mencionar otras causas de pancreatitis como la mucoviscidosis (fibrosis quística), la  hemocromatosis, la calcificación canalicular y las infecciones virales. No obstante, entre el  20 y el  30% de las pancreatitis son de etiología desconocida.

Los enzimas circulan por el páncreas unidos a sustancias inhibidoras que dejan de actuar en el duodeno permitiendo su acción hidrolítica. No obstante, si el jugo pancreático queda retenido, los inhibidores pierden su efecto en el interior del páncreas de tal modo que los enzimas actúan sobre el tejido visceral circundante causando lesiones e inflamación. En este sentido, cabe destacar que la activación de los enzimas  fosfolipasas es acelerada por la presencia de bilis mezclada con el jugo pancreático.

  •  Algo a tener en cuenta. El alcoholismo y la fibrosis quística como causa de pancreatitis:

El alcohol puede ocasionar reflujo bilio-pancreático,  así como pequeñas obstrucciones en la red de canalículos.

La  mucoviscidosis produce una  excesiva viscosidad del jugo pancreático, circunstancia que dificulta su tránsito hacia el intestino y propicia  una moderada pero sostenida tasa de activación enzimática intravisceral. Esta situación da lugar a una lesión crónica característica conocida como fibrosis quística. 

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57

Deja un comentario