Módulo 4.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de los lípidos.

12.3.2. Pancreatitis aguda

 

En el caso de la pancreatitis aguda, la intervención nutricional es de carácter puntual acaeciendo generalmente en el ámbito hospitalario. Los síntomas de la enfermedad  aparecen de forma más o menos súbita y suelen propiciar ingresos urgentes.

Durante la observación diagnóstica el paciente permanece en ayunas, mientras tanto se decide el soporte nutricional más adecuado. En casos de cierta gravedad se opta por la sueroterapia y por la nutrición parenteral a fin de inhibir al máximo la actividad pancreática exocrina omitiendo la llegada de alimentos al tracto digestivo. Este tipo de soporte se prolonga durante un  periodo de tiempo indefinido que varía en función de la evolución clínica.

Una vez superada y controlada la fase aguda de la enfermedad, se inicia una pauta de alimentación oral progresiva y fraccionada compuesta por alimentos bajos en grasa y de fácil digestión. En muchos casos esta pauta dietoterápica es similar a la empleada tras una colescistectomía, dividiéndose en tres fases: líquida, semilíquida y sólida.

Es relevante señalar que la pancreatitis aguda induce a un estado hipercatabólico que incrementa notablemente las demandas proteicas y energéticas, lo que choca contra la imposibilidad de tolerar una dieta oral suficiente. Tal circunstancia obliga frecuentemente a instaurar nutriciones por vía parenteral que cubra dichas demandas.

Cuando los síntomas de la  pancreatitis han desaparecido y se ha comprobado una buena tolerancia al menú hospitalario, el paciente es dado de alta junto con la recomendación de una dieta fraccionada, exenta en alcohol y moderada en grasa.

Si la pancreatitis es de origen biliar la recomendación dietética para las semanas posteriores al alta hospitalaria hace especial hincapié en el consumo moderado de grasas (triglicéridos de cadena larga) y su sustitución parcial por aceite MCT  con fin de evitar un elevado tránsito biliar y prevenir una posible recaída.

  • Algo a tener en cuenta:

La evolución de la pancreatitis aguda acostumbra a ser incierta, tanto en su duración, como en su gravedad. Algunos casos se resuelven completamente en pocas horas y otros, en cambio, presentan  síntomas que persisten durante semanas. Por este motivo, la progresión dietética hospitalaria y el retorno a una dieta normal pueden abarcar periodos de tiempo muy variables.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57

Deja un comentario