Módulo 5.1. Naturaleza, tipos y propiedades nutricionales de las proteínas.

5.3.4. La albúmina

Figura 5.16. AlbúminaEs una proteína globular compuesta por 585 aminoácidos que presenta 17 puentes disulfuro. Sus especiales características bioquímicas le permiten unirse eficazmente a muchas sustancias como a hormonas, a vitaminas liposolubles, a ácidos grasos (en la figura aparece unida a varias moléculas de ácido palmítico) y a medicamentos, posibilitando su trasiego sanguíneo. Por su versatilidad y por la cantidad de sustancias que moviliza, la albúmina es considerada, junto con la hemoglobina, la proteína transportadora por excelencia.

La notable presencia de albúmina (más del 50% de las proteínas plasmáticas totales) contribuye, junto a la presión hidrostática generada por el impulso cardiaco, al mantenimiento de una presión osmótica de la sangre arterial algo superior a la del medio acuoso que circunda las células (líquido extracelular), determinada principalmente por la fuerza iónica generada por el sodio. Como se explica a continuación, este hecho resultará clave para el intercambio equilibrado de agua y solutos entre la sangre y los tejidos.

  • Algo a tener en cuenta:

En principio, la presión osmótica* impulsa el agua de los tejidos hacia la sangre, dado que la concentración en proteínas (básicamente albúmina) de esta última es superior a la del líquido extracelular. Sin embargo, la circulación arterial implica el flujo de agua y solutos del plasma a los tejidos, lo cual es debido a la presión hidrostática sanguínea ejercida por el impulso cardiaco, que supera ampliamente la tendencia del agua extracelular a pasar al plasma. En la confluencia de los capilares arteriales y venosos la menguante presión hidrostática entra en equilibrio con la presión oncótica, predominando ésta última una vez superado el umbral venoso a partir del cual el agua extracelular penetra en los capilares a favor de gradiente de presión oncótica (u osmótica) ejercida por la albúmina plasmática. Así,  los capilares arteriales tienden a “regar” los tejidos, mientras que los venosos  tienden a “drenarlos”. (Véase figura 5.18)

* Nota:  La presión osmótica es la que ejerce el agua sobre las superficies circundantes por su tendencia a pasar del medio más diluido al más concentrado.

  • Algo a tener en cuenta:

Una de las principales consecuencias de la desnutrición proteica visceral es el descenso significativo de la albuminemia, algo que redunda en una notable disminución de la presión oncótica plasmática la cual pasa a ser netamente  inferior a la de líquido extracelular. Esto propicia una afluencia masiva de agua desde la sangre hacia los tejidos en la red capilar venosa originándose encharcamientos (edemas) localizados principalmente en las extremidades y en casos más graves en el abdomen (ascitis). Es representativa de este fenómeno la triste estampa de niños con el vientre abultado que sufren de kwashiorkor o desnutrición proteico-calórica aguda.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62

1 Trackback

Deja un comentario