Módulo 5.1. Naturaleza, tipos y propiedades nutricionales de las proteínas.

5.3.5. Las inmunoglobulinas (Ig) o anticuerpos

Son producidas y liberadas a la sangre por células especializadas en la defensa e inmunidad del organismo: los linfocitos. Como la hemoglobina, se trata de proteínas de estructura cuaternaria tetramérica, capaces de unirse a la superficie de los antígenos (básicamente, sustancias de naturaleza proteica relacionadas con virus o bacterias) neutralizándolos. Las Ig son altamente específicas para cada tipo de antígeno, siendo fabricadas a medida que el organismo se expone al entorno de tal modo que a lo largo de la vida el cuerpo adapta su sistema inmunitario al medio que le rodea.

Figura 5.19. Inmunoglobulina

  • Algo a tener en cuenta. Mecanismo de actuación de las Ig o anticuerpos (Ac):

La producción en masa de Ac específicos para un determinado antígeno (Ag) es la base de la llamada inmunidad humoral. Esta respuesta neutralizadora se produce tras el reconocimiento del Ag como una sustancia extraña que es preciso eliminar. En tal reconocimiento intervienen los linfocitos B y T.  Los primeros producen una pequeña cantidad de Ac en el primer contacto con el Ag, formándose complejos (Ag-Ac) que son procesados por otras células inmunitarias (macrógafos, linfocitos, etc.) las cuales combinan fragmentos del Ag con glicoproteínas del complejo mayor de histocompatibilidad (CMH) que, a su vez, los presentan a los linfocitos T. En el caso de que los linfocitos T reconozcan tales compuestos como extraños, dan la señal para la síntesis masiva de Ig por parte de los linfocitos B, lo que desencadena la respuesta defensiva.

Las Ig se adhieren a los Ag (como proteínas bacterianas) a través de su región específica (Fab). Los  complejos Ag-Ac se unen, a su vez, a los receptores proteicos de membrana situados en la superficie de células “asesinas” (macrófagos, mastocitos, etc.). Tal unión se produce entre la región Fc de  los Ac y los citados receptores, posibilitando que las células “asesinas” procedan a la destrucción definitiva  de las sustancias antigénicas mediante diversos mecanismos como la fagocitosis o la acción hidrolítica de sus enzimas lisosomales. (Véase la figura 5.42).

  • Algo a tener en cuenta. Las proteínas y el reconocimiento celular:

Las células nucleadas y los eritrocitos presentan en sus membranas ciertas glicoproteínas que sirven como identificación inequívoca a cerca de la especie y del individuo al que pertenecen. El conjunto de estas proteínas, presente en todas las especies animales y vegetales, recibe el nombre general de complejo mayor de histocompatibilidad (CMH) que en el Hombre se conoce como HLA (del inglés human leucocyte associated antigens). El papel del HLA es crucial desde el punto de vista inmunológico pues permite diferenciar al sistema defensivo entre sus propios tejidos y los del antígeno invasor (virus, bacterias, tejidos extraños, etc.), lo que da lugar a un ataque preciso y selectivo que no debe afectar a estructuras del propio organismo.

Muchas enfermedades de carácter autoinmune se deben a fallos en la discriminación  entre lo propio y lo ajeno que conducen a la destrucción de estructuras orgánicas, como ocurre con las células pancreáticas productoras de insulina en el caso de la diabetes tipo 1. Asimismo, las reacciones alérgicas tienen su origen en la identificación como antígenos (alérgenos) de sustancias normalmente inocuas como el polen, los ácaros o ciertas proteínas alimentarias, lo que desencadena una respuesta inmune aberrante acompañada de síntomas típicos: inflamación, prurito, asma, etc.

Por otro lado, la base del rechazo a los tejidos transplantados es debida a la respuesta inmune del receptor hacia los tejidos o el órgano implantado, cuyas células presentan proteínas HLA ajenas a las del propio organismo, siendo consideradas por ello antígenos que es preciso destruir. Para evitar el temido rechazo ha de existir un alto grado de compatibilidad inmunitaria entre donante y receptor. No obstante, las personas transplantadas deben seguir un tratamiento farmacológico inmunosupresor que inhiba su capacidad de respuesta frente al implante.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62

1 Trackback

Deja un comentario