Módulo 5.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de las proteínas.

* La desnutrición energético-proteica crónica

Cuando a una falta crónica de proteínas se le une un déficit energético permanente se produce un cuadro de desnutrición proteico-calórica denominado marasmo. Este cuadro, a diferencia del kwashiorkor, es consecuencia de un proceso adaptativo a la desnutrición prolongada. El marasmo se caracteriza por una pérdida de masa magra gradual debida a la utilización de las proteínas musculares con fines energéticos. Si esta situación afecta a niños o jóvenes supone un ostensible retraso en el crecimiento debido al precario desarrollo de la musculatura y del esqueleto. Aunque no siempre se dan edemas, la persona muestra una estampa frágil, resumida y de extrema delgadez. El marasmo azota a poblaciones que sobreviven en regiones azotadas por largos periodos de escasez alimentaria.   Pueden darse, así mismo, cuadros mixtos de desntutrición calórico-proteica marasmo-kwashiorkor.

  • Algo a tener en cuenta:

La caída brusca de la albuminemia puede cursar con la aparición de expectaculares edemas, no solo en las extremidades o el abdomen, sino también en otras partes de cuerpo como el cuello y la cara. Estos casos suelen darse en pacientes con síndrome nefrótico, los cuales sufren una gran pérdida de proteínas por la orina y en los que se establece rápidamente un balance negativo de nitrogeno que debe ser compensado como parte del tratamiento. (Véase el apartado 12.2.1)

  • Algo a tener en cuenta:

En el tercer mundo la desnutrición, además de a las proteínas, afecta a todo tipo de nutrientes produciendo  un sinfín de enfermedades carenciales.  Está ampliamente aceptado el hecho de que la malnutrición coloca a la persona en una situación de alta vulnerabilidad frente a agentes infecciosos transmitidos a través del agua, de los animales y de otros individuos, propiciando la expansión de enfermedades como la malaria, el tifus, la lepra, la tuberculosis, el sida, la disentería, las parasitosis y un largo etcétera, que acaban con la vida de millones de personas cada año. Ante tal evidencia algunos investigadores han proclamado que la mejor vacuna contra las enfermedades en los países pobres es una adecuada nutrición y, en definitiva, la erradicación del Hambre.  

Como dato ilustrativo cabe señalar que la ingesta proteica media en Africa apenas representa el 10% de la ingesta calórica total, siendo en  más de tres cuartas partes cubierta por proteínas vegetales de baja calidad.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100

Deja un comentario