Módulo 5.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de las proteínas.

12.6. Patologías que implican cambios en el aporte dietético de proteínas. La Celiaquía

Es la enfermedad producida por la intolerancia al gluten: proteína presente en el trigo, la cebada, la avena, el centeno y el triticale, así como en un sinfín de productos derivados. La celiaquía puede deberse a alteraciones genéticas que derivan en fallos al nivel del reconocimiento inmune y de la hidrólisis digestiva del gluten, aunque no se descarta la posible influencia de factores ambientales como infecciones víricas y otros.

La alteración inmune vendría dada por la unión del gluten con ciertos receptores presentes en el enterocito junto a los cuales formaría complejos antigénicos capaces de sensibilizar a los linfocitos T. La producción de mediadores inmunitarios desencadenaría una reacción inflamatoria local con daño sobre la mucosa y, ocasionalmente, con la liberación de anticuerpos específicos a la sangre.

También se apunta como posible causa a la toxicidad producida sobre la mucosa por péptidos procedentes de la hidrólisis incompleta del gluten, concretamente la gliadina, debido a algún tipo de deficiencia al nivel de las peptidasas intestinales.

Sea como fuere, la mucosa del intestino delgado, especialmente del yeyuno, sufre daños que propician la malabsorción de todo tipo de nutientes, lo que puede originar desde déficits vitamínicos y minerales concretos (es característica la anemia ferropénica), hasta cuadros de desnutrición crónica.

A parte de los signos propios de la desnutrición, manifestados a  medio y largo plazo, la celiaquía puede producir síntomas digestivos evidentes como vómitos, dolores abdominales, distensión, diarrea y estreñimiento. También es posible asistir a alteraciones dermatológicas (dermatitis herpetiforme y alopecia), hepáticas y psicológicas (depresión).

Un hecho de gran relevancia, especialmente cuando el diagnóstico es tardío, es la atrofia de las vellosidades producida por el daño reiterativo sobre la mucosa asociado a la ingesta de gluten. Tal reiteración a lo largo de los años produce aleraciones morfológicas y funcionales que, en último término, pueden llegar a ser irreversibles y constituir un factor de riesgo de cara a ciertos tipos de cáncer intestinal.

  • Algo a tener en cuenta:

La reacción inflamatoria de la mucosa frente al gluten altera el proceso de apoptosis o descamación, por el cual los enterocitos de las capas más superficiales son progresivamente reemplazados por otros de nueva formación, esta alteración viene dada por el desarrollo adaptativo de una mucosa atrofiada e ineficaz.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100

Deja un comentario