Módulo 5.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de las proteínas.

11.2. Consideraciones acerca del consumo de proteínas y de la suplementación proteica en personas sanas

11.2.1. Recomendaciones frente al abuso generalizado de proteínas

En general, observar los usos y costumbres alimentarios en nuestro entorno supone reconocer que una gran mayoría de los ciudadanos consume más proteínas de las necesarias. Por ello sería bueno traducir las recomendaciones a modelos de dieta en los que fácilmente se inspire la población y en los que prime el consumo de vegetales, frutas y cereales, encauzándose a niveles de calidad y de cierta moderación la ingesta de alimentos netamente proteicos como las carnes, los pescados, los huevos y los lácteos. Véase la tabla 5.9: Patrón alimentario con un aporte proteico medio de 75 g diarios.

  • Algo a tener en cuenta. El elevado consumo de proteínas: un  dispendio económico, ecológico y moral.

Es evidente que la elevada ingesta proteica en los países desarrollados resulta un dispendio desde el punto de vista económico por el alto coste de producción de las carnes y los pescados frente al de alimentos vegetales. Por otro lado, representa un perjuicio ecológico si tenemos en cuenta la gran cantidad de recursos naturales consumidos y el impacto ambiental asociado a la ganadería y a la pesca intensivas.  Finalmente, desde un prisma moral, podríamos plantearnos hasta qué punto  dicho derroche de medios no contribuirá a mantener la desigualdad en un Mundo donde más de un tercio de la población pasa hambre.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100

Deja un comentario