Módulo 5.2. Fisiopatología relacionada con el consumo de las proteínas.

12.9. Modificaciones en la distribución proteica de la dieta en el tratamiento contra el Párkinson

Ciertos tipos de tratamiento contra el Párkinson  aconsejan la introducción de determinados cambios que afectan a la distribución de la ingesta proteica. Éstos se realizan con el fin de evitar la interferencia que ejercen algunos aminoácidos, concretamente los neutros de cadena larga (leucina, valina, isoleucina, metionina, tirosina y fenilalanina), sobre el fármaco comúnmente empleado en el tratamiento de la enfermedad de párkinson: la dopa-L.  Por su similitud estructural, los citados aminoácidos compiten con la dopa-L en los procesos de absorción intestinal y de penetración hematoencefálica, lo que probablemente merma la eficacia del fármaco al disminuir su disponibilidad. En este sentido, algunos estudios han demostrado que la reducción proteica va pareja a una mejor eficacia del tratamiento en cuanto a la reducción de los síntomas típicos de la enfermedad: temblores, hipertonía muscular, alteraciones motoras, etc.

Generalmente se procura separar en el tiempo (de 30 minutos a 1 hora) la administración del fármaco y el consumo de proteínas. No obstante, algunos profesionales optan por reducir drásticamente el aporte proteico durante el periodo diurno con el fin de optimizar los efectos del tratamiento durante la vigilia. En tal caso el consumo de carnes, pescados, lácteos, huevos y otras fuentes proteicas se concentra en la cena y en sucesivos suplementos nocturnos, mientras que los menús de desayuno, comida y merienda se corresponden a los de una dieta hipoproteica estricta.

Las anteriores modificaciones dietéticas deben realizarse de manera que no supongan un desequilibrio ni un déficit energético-nutricional, máxime si se considera la tendencia a la pérdida de peso observada en las personas con párkinson debida, entre otros factores, al mayor gasto calórico ocasionado por el incremento de la actividad muscular involuntaria que representan los temblores y los espasmos continuados.

  • Algo a tener en cuenta. Compensación proteica de los menús en pacientes tratados con dopa-L.

Los menús diurnos hipoproteicos deben compensarse con un adecuado aporte nocturno de proteínas que cubra las demandas nutricionales. Esto puede plantear alguna dificultad, especialmente en personas mayores, ya que éstas suelen ser incapaces de realizar una ingesta cuantiosa durante la noche. En tales casos resulta útil el empleo de suplementos energético-proteicos como pudings o batidos, bien como postre de la cena o como complementos durante la noche,  también son adecuados los módulos de proteína en polvo para enriquecer purés,  yogures o sopas. Véase tabla 5.43.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100

Deja un comentario