Módulo 6.1. Idea de “Vitamina” y Vitaminas Liposolubles

6.6. Efectos de la vitamina E sobre la salud

 

A continuación se tratarán una serie de aspectos que ponen en relieve la relevancia del tocoferol de cara al mantenimiento de la salud.

6.6.1. Vitamina E y la protección de las membranas celulares

La vitamina E, como elemento antioxidante de la bicapa fosfolipídica, adquiere una gran  relevancia dado que el deterioro oxidativo de ésta compromete a la base misma del equilibrio metabólico al afectar a los receptores proteicos de los que dependen procesos tan importantes como el control de las entradas y salidas de metabolitos, la sensibilidad celular frente a los estímulos hormonales y la propia inmunidad.

6.6.2. Vitamina E y ateroesclerosis

El hecho de que la vitamina E acompañe a los ésteres de colesterol transportados en las LDL y los proteja de la oxidación, constituye un importante factor de prevención frente a la  ateroesclerosis, teniendo en cuenta la gran capacidad de agregación que presentan las ceras de colesterol oxidadas, (véase el capítulo 4).

6.6.3. Vitamina E y enfermedad coronaria

La protección oxitativa del tocoferol parece mejorar notablemente el estado del tejido miocárdico, lo que se ha llegado a considerar un factor preventivo frente el infarto y a la angina de pecho. Recientes estudios han demostrado, incluso, el papel de la vitamina E en la regeneración del miocardio tras episodios de infarto, algo relacionado probablemente con la disminución de la necrosis como consecuencia del menor estrés oxidativo al nivel del tejido afectado por la isquemia; en este sentido se está comenzando a valorar positivamente la administración de suplementos de vitamina E como parte del tratamiento post-infarto.

6.6.4. Vitamina E y envejecimiento 

El ritmo del envejecimiento se ha relacionado con varios factores, algunos escasamente comprendidos; uno de ellos, quizás el más importante, está relacionado con una respuesta defensiva decreciente del organismo frente al estrés oxidativo celular. De hecho,  en todas las células se producen intensos procesos generadores de energía en los que entra en juego una gran cantidad de oxígeno. Muchos elementos presentes en las membranas, en el citoplasma y en la matriz mitocondrial como el hierro, el cobre, los ácidos grasos poliinsaturados y otros son sensibles al oxígeno y pueden unirse a él formando radicales libres duraderos que se acumulan hasta afectar al funcionamiento celular. Uno de estos compuestos son las llamadas lipofucsinas: lípidos oxidados (fundamentalmente poliinsaturados)  que se fijan a las membranas (plasmáticas y mitocondriales) de células nerviosas, pulmonares, renales y musculares; se trata de sustancias altamente insolubles y adherentes que se incrustan en la bicapa fosfolipídica formando conglomerados junto con las proteínas, los fosfolípidos, los esfingolípidos y el colesterol constitutivos de la membrana. Las lipofucsinas permanecen en las membranas indefinidamente, alterando de forma sutil el equilibrio celular lo que explicaría, al menos en parte, el deterioro fisiológico asociado al envejecimiento. Según este planteamiento, la vitamina E desempeñaría un papel “antienvejecimiento” como factor antioxidante de los lípidos de membrana.

  • Algo a tener en cuenta:

A pesar de teorías como la anterior, la fisiología del envejecimiento sigue siendo un enigma para la Ciencia, constituyendo en la actualidad uno de los campos de investigación más activos.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38

1 Trackback