Módulo 7.1. Minerales: concepto, funciones y clasificación. Los elementos mayoritarios.

2 Los electrolitos: el sodio (Na), el potasio (K) y el cloro (Cl)

2.1. Funciones del sodio, del potasio y del cloro

 

Los tres elementos aparecen disueltos en los líquidos corporales según un equilibrio que determina sus principales funciones, a saber: la transmisión de los impulsos nerviosos,  la regulación del volumen plasmático y el transvase controlado de solutos a través de las membranas celulares.

2.1.1. El equilibrio eléctrico

El sodio, el cloro y el potasio muestran la capacidad de circular en disolución arrastrando carga eléctrica neta por lo que reciben el nombre de electrolitos. Tanto el sodio como el potasio portan cargas positivas, mientras que el cloro las porta negativas. Los tres elementos aparecen disueltos en los tres grandes compartimentos acuosos del organismo:

* Líquido interior de las células o citoplasma

* Líquido que rodea a las células o líquido extracelular

* Plasma sanguíneo

* Figura 7.1. Equilibrio eléctrico entre los medios intracelular, extracelular y la sangre 

figura-7-1-equilibrio-electrico-liquidos-corporales

La presencia y el movimiento de estos y de otros elementos con carga neta produce sutiles cambios en la diferencia de potencial entre los anteriores espacios separados entre sí por membranas biológicas; esto  propicia acontecimientos fisiológicos tan importantes como la transmisión del impulso nervioso, la contracción muscular y el paso de los nutrientes a través de las membranas celulares.

En condiciones de reposo, es decir, en ausencia de un estímulo nervioso,  el  potasio (K+) se encuentra concentrado en el interior de las células. Sus cargas eléctricas  positivas, junto a las del magnesio (Mg+), se enfrentan a las cargas negativas de compuestos intracelulares como aminoácidos azufrados (S) y compuestos ligados a grupos fosfato (P). Por su parte, el sodio (Na+), de carga positiva, predomina en el líquido extracelular y en el plasma donde contrarresta las cargas negativas del ión cloruro (Cl)  Esta situación implica un equilibrio a ambos lados de la membrana celular caracterizado por un potencial eléctrico negativo algo mayor en el citoplasma que en el líquido extracelular.

El mantenimiento de esta diferencia de potencial es clave para la relajación neuromuscular, por eso se conoce como diferencia de potencial de reposo. No obstante, tal estado debe ser forzado ya que las cargas siempre tienden a igualarse a ambos lados de la membrana, de modo que el potasio es propenso a salir de la célula produciéndose, como compensación,  la afluencia de sodio desde el exterior celular hasta igualarse las cargas a uno y otro lado de la membrana.  Para mantener la situación de reposo, el organismo ha de “achicar” continuamente y a “contracorriente” el sodio desde el interior de la célula hacia el exterior, forzando el retorno del potasio al citoplasma donde debe quedar concentrado. Este bombeo se denomina bomba de sodio-potasio y es mediado por un enzima dependiente de energía en forma de ATP (ATPasa).

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50