Módulo 7.2. Elementos minoritarios u oligoelementos.

7.8. Dietas modificadas en hierro en la cocina hospitalaria

 

En el medio hospitalario no es frecuente que se indiquen dietas ricas en hierro ya que el aumento puntual de las demandas suele ser tratado con suplementos farmacológicos. La principal indicación es la de los casos de anemia ferropénica secundaria a hemorragias quirúrgicas, ginecológicas o digestivas (en este último caso producidas por úlceras o por enfermedades inflamatorias intestinales). Si las pérdidas de sangre son importantes suele hacerse necesaria la reposición intravenosa. Otros pacientes que suelen requerir suplementación son aquellos con un estado de desnutrición más o menos severo diagnosticados de anemia ferropénica, así como las embarazadas y las lactantes, especialmente si han sufrido pérdidas de sangre. Por supuesto, junto con el tratamiento reponedor, estas personas deben seguir una dieta que satisfaga los requerimientos energético-nutricionales, contemplando especialmente los de hierro con la presencia de carnes rojas en los menús hospitalarios. Por último, en el momento del alta es conveniente facilitar a los pacientes listas de alimentos y consejos prácticos encaminados a prevenir futuras carencias.

En el extremo opuesto, aparecen las dietas blancas o dietas sin hierro,  indicadas para pacientes que son sometidos al test de detección de hemorragias digestivas ocultas, basado en la detección de hierro hemático en las deposiciones; en estos casos, para evitar falsos positivos, debe ser excluida cualquier fuente alimentaria de hierro por mínima que sea.

* Tabla 7.15. Ejemplo de un menú de dieta baja en hierro tabla-7-15-dieta-baja-hierro

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41

Deja un comentario