Módulo 7.2. Elementos minoritarios u oligoelementos.

12.4. La falta de zinc

 

 Se han observado carencias de cinc en países subdesarrollados donde la dieta es pobre en carnes y pescados. Las deficiencias afectan principalmente a  niños con desnutrición proteico-calórica, los cuales sufren retraso en el crecimiento y en la maduración sexual, así como anemia y alteraciones en la cicatrización. Tales efectos derivan de la importancia del cinc en procesos de síntesis proteica que afectan al grupo hemo de la hemoglobina y al propio material genético, pasando por la fabricación del colágeno y el tejido conectivo necesarios para la construcción y para la reparación de los tejidos.

También son característicos de la falta de cinc toda una serie de síntomas derivados de la alteración de epitelios como la piel (dermatitis),  la mucosa intestinal (diarreas), la mucosa lingual y nasal  (problemas gustativos y olfativos), la córnea (trastornos en la visión), el cabello (alopecia) y las uñas (resquebrajamiento y debilidad).

  • Algo a tener en cuenta:

La implicación del zinc en el proceso de cicatrización de las heridas era conocida desde antiguo; en la época helenística  ya se aplicaban sobre las heridas ungüentos curativos realizados a base de sales de cinc.

Por su amplia distribución en gran variedad de alimentos en nuestro entorno es raro encontrar carencias graves de zinc, exceptuando casos avanzados de desnutrición proteico-calórica. En general, el seguimiento de una alimentación variada con presencia variable de carnes, pescados, huevos, leche, legumbres, frutos secos y cereales integrales bastará para cubrir las necesidades corporales de zinc.

El déficit de zinc también puede darse por pérdidas extraordinarias sufridas a través de la piel, como ocurre en el caso de  las grandes quemaduras, y también a través de la orina, sobre todo cuando existe hiperalbuminuria ya que la  albúmina arrastra consigo notables cantidades de zinc; en este sentido, los pacientes sometidos a diálisis constituyen una población de alto riesgo de carencia,  recuérdese que durante el proceso de filtrado artificial (hemodiálisis y diálisis peritoneal) se pierden cantidades variables de albúmina. Por todo ello, tanto en los casos de pacientes con quemaduras extensas, como en el de los dializados, puede llegar a hacerse necesaria la administración de suplementos de zinc

Esporádicamente se han observado síntomas relacionados con la falta de zinc en personas que sufren enfermedades congénitas que merman la capacidad de absorción del mineral, así como en personas que padecen cualquier enfermedad causante de cuadros graves y prolongados de malabsorción (enfermedades inflamatorias intestinales, insuficiencia pancreática, celiaquía, etc.).

  • Algo a tener en cuenta:

En ocasiones, la falta de zinc puede propiciar  síntomas parecidos a los de la deficiencia en vitamina A, es decir, ceguera nocturna  y  alteraciones epiteliales. Esto es  así debido a que el zinc resulta esencial para la síntesis de las proteínas transportadoras del retinol (PTR y prealbúmina),  cuya escasez produce la paralización de la vitamina A, lo que deriva en la aparición de los citados síntomas carenciales.

12.5. El exceso de zinc

Es prácticamente imposible ingerir una cantidad excesiva de zinc a través de los alimentos, no obstante el cinc puede aparecer, igual que el selenio, como contaminante del medio ambiente y producir intoxicaciones a los seres vivos.

Por otro lado, en situaciones de riesgo carencial de otros minerales como el cobre, el calcio, el hierro o el magnesio, es preciso controlar el consumo de suplementos de zinc dado que éstos mermarán la asimilación de los citados elementos.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41

Deja un comentario