Módulo 7.1. Minerales: concepto, funciones y clasificación. Los elementos mayoritarios.

3.4.3. Factores externos que influyen en la utilización del calcio

 

El mantenimiento prolongado de una ingesta de fósforo netamente superior a la de calcio, algo que puede ocurrir en el caso de ciertas dietas hiperproteicas,  constituye un factor de descalcificación ósea que se verifica con un incremento de la calciuria. Para evitar esta pérdida las recomendaciones nutricionales limitan el consumo de fósforo a una cantidad igual o ligeramente inferior a la de calcio.

Está claramente evidenciado que el  ejercicio físico estimula la incorporación de calcio y la regeneración ósea, mientras que la inactividad acelera sus pérdidas y el desgaste esquelético.

  • Algo a tener en cuenta:

Es ilustrativa la imagen endeble que muestran los astronautas tras largos periodos en el espacio durante los cuales la falta de gravedad y la inactividad les han producido una importante pérdida de masa ósea.

Por otro lado, la exposición a la luz solar mejora el aprovechamiento del calcio al inducir la transformación de ciertos lípidos esteroideos (como el escualeno), situados en la grasa subcutánea, en vitamina D. Como ya se ha indicado, la vitamina D, tras su activación renal, mejora la disponibilidad ósea del calcio.

3.4.4. Patologías que condicionan la utilización del calcio

La insuficiencia renal en su fase terminal propicia una acelerada pérdida de calcio óseo que genera un estado conocido como osteodistrofia renal. Éste se debe a la incapacidad del riñón para activar la vitamina D, lo que merma drásticamente la asimilación del calcio induciendo en paralelo a una mayor producción de parathormona que, con el fin de mantener la calcemia, “exprime” calcio desde la reserva ósea. Como consecuencia, se acelera la pérdida de hueso, situación que, de prolongarse, deriva en una deformación esquelética (osteodistrofia renal). Para prevenir esta patología, los pacientes sometidos a diálisis reciben suplementos de vitamina D activa (calcitriol).

El hipoparatiroidismo, de etiología endocrina o bien secundario a cirugía que afecta a cabeza y cuello, es otra posible causa de falta de calcio. El déficit de parathormona implica una menor capacidad de activación renal de la vitamina D, lo que a su vez reduce la asimilación y la disponibilidad de calcio. Como consecuencia, se producen desórdenes neuromusculares (agarrotamiento o tetania), así como graves alteraciones dentales y óseas inducidas por la hipocalcemia. El tratamiento se basa en la administración controlada de colecalciferol y  de calcio.

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50