Módulo 5.1. Naturaleza, tipos y propiedades nutricionales de las proteínas.

8.3. Utilización energética de los aminoácidos

Los aminoácidos no son utilizados sólo como material de partida para la regeneración de proteínas estructurales y reguladoras sino que, además, forman una notable reserva energética  destinada a situaciones especiales como el ayuno. De hecho, el principal almacén corporal de glucosa es, junto con el glucógeno hepático y muscular, el constituido indirectamente por los aminoácidos de las proteínas musculares. Así,  ante un déficit prolongado de glucosa, bien debido al ayuno o a dietas cetogénicas (deficitarias en glúcidos), el organismo puede catabolizar proteínas musculares movilizando hacia el hígado aminoácidos glucogénicos y mixtos de los cuales obtendrá glucosa. Asimismo, el músculo acrecienta el rendimiento de la síntesis y del envío al hígado de aminoácidos glucogénicos (principalmente de alanina y glutamina) a partir de aminoácidos no glucogénicos y piruvato. La glucosa sintetizada en el hígado a partir de los aminoácidos musculares sirve como combustible energético a cualquier célula del organismo, incluidas las del cerebro y a las de la sangre (tejidos glucosadependientes). Una parte de esta glucosa viaja al músculo donde se descompone en piruvato, necesario para mantener elevada la producción de alanina. (Véase el capítulo 3,  el  apartado 4.7).

 El metabolismo proteico supone un flujo bidireccional de aminoácidos entre el hígado, como centro de transformación y reciclaje, y todos los tejidos del organismo, que actúan simultáneamente como centros consumidores de aminoácidos (destinados a procesos de síntesis) y como fuentes de aminoácidos sobrantes. Por otro lado, el músculo esquelético ejerce, asimismo, como reserva de aminoácidos con fines gluconeogénicos.

  • Algo a tener en cuenta:

Paralelamente al uso de las proteínas musculares como fuente de glucosa, el organismo produce cuerpos cetónicos a partir de las grasas. Éstos constituyen un combustible alternativo temporal para los tejidos glucosadependientes. Tal recurso permite reducir el ritmo de la producción de glucosa a partir de proteínas corporales por lo que es considerado un mecanismo de defensa frente a la pérdida del capital proteico.

8.4. Papel de la albúmina en el metabolismo de los aminoácidos

La proteína albúmina, sintetizada en el hígado, en el  músculo y en otros tejidos periféricos, resulta en sí misma el vehículo ideal para el intercambio de aminoácidos entre diferentes partes del cuerpo. De hecho, si todos los aminoácidos movilizados viajasen disueltos en el plasma, producirían alteraciones no deseadas en la concentración y en el pH de la sangre.  Una vez alcanzado su destino,  la albúmina puede ser degradada facilitando aminoácidos que pueden ser empleados para la síntesis de nuevas proteínas o bien para ser reciclados. Asimismo, la notable cantidad de albúmina en el plasma constituye un almacén móvil de aminoácidos, de esta manera su mayor o menor ritmo de síntesis contribuye a regular los niveles de aminoácidos libres en el plasma (aminoacidemia).

VOLVER AL ÍNDICE

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62

Deja un comentario